Saltar al contenido
Embarazo

Semana 8 de embarazo. Octava semana de embarazo


Un bebé, es una gran felicidad para sus padres cuando llega al hogar. Su madre lo ha estado cuidando por 9 meses y el amor que se genera en ese tiempo, ¡es inmenso!

Incluso, sin salir todavía del vientre materno, los padres están ansiosos por tenerlo entre sus brazos.

Cuando apenas tienes 8 semanas de embarazo, ya quieres conocer cómo se ve tu bebé, sólo que tiene el tamaño de una fresa. Es tan pequeñito, no se puede explicar la felicidad que se siente con algo de esa longitud.

El sólo pensar que es una vida humana, que apenas se está formando, es un sentimiento inexplicable, que trae consigo un cariño muy grande. En este momento, el embrión, que no se reconocía muy bien, ya comienza a tomar forma humana.

La colita que veías en la ecografía, empieza a desaparecer. Sus manitas y pies, comienzan a tomar una forma más visible. Con la tecnología actual, puedes observar cada cambio que se da en tu bebé. Actualmente, hasta puedes ver a tu bebé en 3D.

El desarrollo de tu bebé a las 8 semanas de embarazo

Cuando se fecunda el óvulo, éste comienza a cambiar de forma. A las 8 semanas de embarazo, ya puedes notar el cambio en el mismo. Se comienzan a desarrollar los pies y las manitos del bebé. Internamente, también comienzan los cambios.

Los intestinos y el sistema digestivo comienzan a desarrollarse. Podrás ver cómo se están formando los ojitos a un lado de la cabeza. A pesar de poder ver cómo va evolucionando la cabeza, ésta es más grande que el resto.

Su columna va enderezándose, sin embargo, la cabeza permanecerá un tiempo más, inclinada hacia adelante por su gran tamaño. Los labios y la mandíbula inferior, también comienzan a desarrollarse.

Igualmente, podrás ver su naricita que empieza a desarrollarse. Aunque están todavía unidos, puedes ver cómo se van formando los dedos de los pies y de las manos, incluso los codos los puedes visualizar. La ecografía también puede confirmar, la edad gestacional del feto.

Con ella, además, se verifica el funcionamiento de su corazón, que ya late a 160 latidos por minuto. Tiene desarrolladas tanto la válvula aortica como la pulmonar. Es por ello, que la octava semana de embarazo, es muy importante.

Aquí igualmente, los músculos empiezan a desarrollarse y se producen los primeros movimientos involuntarios del feto. Es cuando comienzas a sentir a tu bebé dentro de ti. Es una gran alegría cuando esto sucede, a pesar de que sean movimientos involuntarios.

También encontrarás que el cerebro de tu bebé en esta etapa, es un poco hueco todavía, pero que ya comienza a torcerse, de manera de formar las 5 divisiones del mismo. Igualmente es muy blando y delicado.

A las 8 semanas de embarazo, la placenta es quien se encargará de alimentar al feto. Éste comienza a recibir oxígeno, comida y agua a través del cordón umbilical.

Al comenzar a funcionar la placenta, no sólo los nutrientes pasarán hacia el bebé, sino también los elementos nocivos como el alcohol y el tabaco. Es por esta razón, que no debes ingerir bebidas alcohólicas ni fumar durante el embarazo.

Tu cuerpo cuando ya tienes 8 semanas de embarazo

Los cambios en tu cuerpo, cuando ya tienes 8 semanas de embarazo, se comienzan a notar, aunque quizás no en su parte exterior, sino internamente.

El útero está creciendo a medida que transcurre el embarazo, ya que el bebé dentro, está creciendo también.

Al igual que va creciendo de manera gradual el útero, también va a contraerse, aunque no lo notes.

Hay la posibilidad de que mientras está creciendo el bebé, puedas experimentar molestias y calambres en la zona baja del vientre, en los costados y en las piernas.

Es una etapa muy temprana, pero algunas embarazadas, comienzan a experimentar los síntomas comunes del embarazo.

Sin embargo, muchas futuras mamás en esta etapa, no sienten grandes síntomas, pero todo varía de madre en madre.

Es posible que tu estado de ánimo comience a cambiar un poco, pero no te angusties, es muy normal durante el embarazo. Y al terminar éste, regresas a la normalidad.

Dentro de los síntomas comunes del embarazo, puedes encontrarte con náuseas, dolores menstruales, que en realidad no son menstruales, sino debidos al estiramiento de los ligamentos que unen el útero con los ovarios. También tendrás intolerancia a ciertos olores, como perfumes, comida, detergentes y otros.

También aparecen los molestos dolores ciáticos, el cual se expande desde los glúteos hasta las piernas y es generado debido al crecimiento del útero, el cual presiona un poco el nervio ciático de la columna.

Igualmente, este crecimiento del útero, hace que tengas que orinar con mayor frecuencia, debido a la presión del útero sobre la vejiga.

Es posible que, en esta etapa, no hayas aumentado de peso, pero puedes experimentar la sensación de hinchazón en tu cuerpo. 

Recomendaciones para la futura mamá a las 8 semanas de embarazo

Hay algunos consejos que puedes seguir, cuando te encuentras con 8 semanas de embarazada:

  • Las consultas al médico deben ser obligatorias. El desarrollo de tu bebé debe ser controlado por un especialista y debes realizarte todos los exámenes que te indique tu médico. Un embarazo controlado, es un embarazo feliz.
  • Si sientes los dolores ciáticos, puedes recostarte del lado que no está adolorido, para disminuir la presión sobre el nervio ciático.
  • Debes poner mucha atención a tu alimentación. Ahora vas a comer por dos personas, tu bebé y tú. Tu dieta debe ser rica en calcio, hierro, zinc, yodo, ácido fólico, ácidos grasos omega 3 y vitamina D.
  • Ingiere 6 comidas reducidas, en vez de hacer 3 comidas diarias. Esto te ayuda a controlar la ansiedad y las náuseas. Sin embargo, sigue las recomendaciones que te indique tu médico.
  • Debes aumentar el consumo de pescado, legumbres, frutas, verduras, carnes magras, frutos secos, huevos y lácteos.
  • La higiene no la puedes descuidar en ningún momento. Lava bien los alimentos que vas a consumir, lávate las manos más frecuentemente, en especial al momento de preparar los alimentos que vas a ingerir.
  • Descansa un poco más, ya que el cansancio, es uno de los síntomas más frecuentes del embarazo.