Saltar al contenido
Embarazo

Infertilidad


La infertilidad es un problema que puede afectar tanto del hombre como la mujer imposibilitando el embarazo natural. Genera un estado de ansiedad e, incluso de depresión en algunos casos, por la falta de cumplir con un deseo tan natural como es el de ser padres.

Esta afección, perjudica directamente a la pareja con el deseo de ser padres y se define por no concretar el embarazo después de mantener un año continuo de relaciones sexuales, con un mínimo de tres días por semana, sin el uso de ningún método anticonceptivo.

Son muchas las razones por la cual la pareja puede sufrir esta incapacidad. A continuación, te explicamos en qué consisten para que puedas tener una buena información.

La (OMS) Organización Mundial de la Salud, define la infertilidad como una enfermedad en el aparato reproductor, la cual, hace imposible un embarazo clínico después de mantener un determinado tiempo de relaciones sexuales, sin ningún tipo de cuidado regular.

Esta organización recomienda comenzar con las evaluaciones de las parejas inmediatamente, para determinar las causas de infertilidad o subfertilidad. También, cuando las parejas son mayores de 35 años de edad, se debe realizar una revisión.

La infertilidad afecta generalmente al 15% de las parejas. Se clasifica de la siguiente manera (valores aproximados): el 33% se debe a un factor femenino, el 21% por causas masculinas, el 40% es de tipo mixto y un 6% es por causas indeterminadas.

Muchas parejas estériles después de dos años logran concebir un niño sin ningún tipo de tratamiento. El 95% por ciento de las parejas tienen éxito.

Qué causa la infertilidad

Existen diferentes causas que hacen que una persona pueda ser infértil. Varían según el sexo, lo detallaremos más adelante.

Aunque, a veces,no es posible conocer la causa de la infertilidad. Es necesario consultar a un médico especialista en infertilidad para poder ayudarte a detectar la causa de tu problema y ofrecerte sus conocimientos sobre el mejor tratamiento.

Si no lográis el embarazo de forma natural, si a pesar de haber mantenido relaciones sexuales sin métodos anticonceptivos durante más de un año unas tres veces o más a la semana, no os desesperéis, ni os angustiéis… eso no os ayudará. Pensad que la ciencia ha avanzado mucho y que un médico especialista en infertilidad podrá ayudaros a buscar la causa, si es que tenéis este problema y/o a seguir las mejores estrategias y procedimientos para conseguir cumplir vuestro anhelado sueño. Si existe algún tipo de infertilidad, una vez encontrada la causa os buscará la mejor solución, el mejor tratamiento adaptado a vosotros.

El médico especialista en infertilidad nos ofrecerá toda su información y experiencia para ayudarnos a conseguir el embarazo. Existen muchos procedimientos, estrategias y técnicas que nos ayudarán a superar los impedimentos de una posible infertilidad.

Cuando no se logra determinar la causa se denomina infertilidad inexplicable. Esto puede resultar muy frustrante para el paciente, aun así, el experto recomienda probar algunos tipos de tratamientos para ver si se logra solucionar el problema.

Causas de infertilidad en mujer

Las principales causas de infertilidad en la mujer son las siguientes: Trastornos del ciclo, endometriosis, ausencia de ovulación, anomalías en las trompas de Falopio o el útero, trastornos de la sexualidad, problemas del moco cervical, edad, estrés, sobrepeso y la infertilidad inexplicable.

La infertilidad en la mujer se debe a diferentes problemas, pero a esta enfermedad en la mayoría de los casos se le encuentra solución. Por favor, no te angusties si crees que tienes este problema al no conseguir el embarazo, lo importante es que te informes bien, consultes al médico y te ocupes de buscar la mejor solución para ti, si es que en realidad finalmente tienes esta afección.

¿Cuáles pueden ser las causas de la infertilidad en la mujer?

  • Los ovarios fallan en la falta de ovulación.
  • Clamidia o gonorrea no tratadas.
  • Endometriosis.
  • Óvulos incapaces.
  • Problemas en las trompas de Falopio.
  • Fibromas uterinos.
  • El útero no permite que un ovulo fecundado se implante por su forma.

Tipos de infertilidad

Los tipos de infertilidad varían según el sexo de la persona, estas se dividen en cuatro tipos: primaria, secundaria, infertilidad no explicada e infertilidad idiopática.

  • Infertilidad primaria femenina: Este es el caso en que la mujer nunca ha concebido un hijo y que presenta alteraciones del aparato reproductivo.
  • Infertilidad primaria en el hombre: Se da en el hombre que no logra fecundar a una mujer y tiene alteraciones en el líquido seminal.
  • Infertilidad secundaria femenina se manifiesta en aquellas mujeres que ya han sido madres, pero actualmente presenta alteraciones funcionales.
  • Infertilidad secundaria en el hombre: hombre que tiene un hijo al menos, pero actualmente, con problemas de alteraciones en el líquido seminal.
  • Infertilidad idiopática: Se produce una alteración a cualquier nivel, pero se desconoce su etiología (por ejemplo, la azoospermia).
  • Infertilidad no explicada: Es aquél cuyo problema ha sido investigado, pero no se puede detectar el origen (persona que no muestra ningún tipo de problemas en el estudio realizado).

Infertilidad femenina

Una mujer entre la edad de 20 a 25 años alcanza su mayor fertilidad. Con el pasar de los años las probabilidades del embarazo en una mujer comienzan a disminuir considerablemente,al cumplir más de 35 años, se dificulta la posibilidad de quedar embarazada y es menos recomendable.

La infertilidad en la mujer puede ser causada por uno o más problemas los cuales pueden ser factores físicos o emocionales, problemas en el hombre, la mujer o en ambos.

Son muchas las causas de la esterilidad en la mujer, las cuales, son difíciles de diagnosticar. Este es un frustrante problema. Gracias a la tecnología existen diferentes medidas disponibles que deben ser implementadas según la causa de la esterilidad.

Síntomas de infertilidad en la mujer

El principal síntoma es la incapacidad de lograr un embarazo. Un ciclo menstrual demasiado corto o muy largo puede indicar infertilidad, ya que esto se debe a la falta la falta de ovulación. Aunque el presentar estos síntomas nombrados no significa que es imposible quedar embarazada.

También la infertilidad femenina la puede causar estos graves problemas: Diabetes, cáncer, trastornos alimentación, desnutrición, consumo de alcohol en exceso, tumor, quistes, síndrome de ovario poliquístico o neoplasias en el útero y cuello uterino.

Si tienes problemas para lograr el embarazo, consultar un médico es que debes hacer. Solo un especialista te puede guiar sobre este tema y cada uno de los detalles. El médico te informará sobre los tipos de infertilidad y encontrar la solución para que ser madre se convierta en realidad.

La edad también cuenta

Los médicos recomiendan buscar el embarazo antes de cumplir 35 años de edad, mejor aún entre los 20 y 25 años de edad, para que las posibilidades de éxito sean mayores.

Si tienes 35 o más años, debes consultar con el medico tus preocupaciones, si no consigues quedarte embarazada después de 6 meses.

Si tu edad es de 40 años o más, es necesario que el medico comience con la realización de análisis o el tratamiento de inmediato.

Factores esenciales para lograr el embarazo:

  • Esperma en el hombre. Este no debe preocuparte a menos que el hombre haya sido sometido a algún tipo de cirugía o tenga antecedentes de alguna enfermedad. Para esto el médico también evaluará la salud del esperma de tu pareja.
  • Ovulación. Para quedar embarazada, es imprescindible que tus ovarios produzcan un óvulo y puedan liberarlo, a esto se le conoce como ovulación. Para confirmar que estés ovulando debes ser evaluada por tu médico.
  • Trompas de Falopio abiertas y útero normal. Estas son el punto de encuentro entre el óvulo y el espermatozoide. Las trompas de Falopio, deben estar abiertas para permitirle el paso al espermatozoide. El embrión necesita un útero saludable para un buen desarrollo.
  • Mantener relaciones sexuales regularmente. Es más fácil conseguir el embarazo en tu periodo fértil ya que la ovulación es mayor. Consulta con un especialista para saber más sobre tus días de máxima fertilidad.
  • Para un embarazo exitoso, se debe seguir cada paso del proceso reproductivo. Primero uno de los ovarios libera un óvulo maduro, la trompa de Falopio lo toma, posteriormente, el espermatozoide asciende en el cuello uterino, atraviesa el útero por las trompas de Falopio hasta alcanzar el óvulo y fecundarlo. El óvulo fecundado baja hasta el útero por medio de las trompas de Falopio, donde se implanta y crece.

Infertilidad masculina

La infertilidad se da a conocer cuando una pareja mantiene relaciones sexuales continuamente, sin el uso de anticonceptivos, y no logra concebir después de haber buscado un embarazo durante de un año.

Existen diferentes tipos problemas que pueden producir la infertilidad, estos pueden ser físicos o de salud. Muchos de los casos son problemas en los testículos, donde se encuentran las glándulas productoras de espermatozoides y testosterona. Tratamientos para el cáncer como quimioterapias o cirugías pueden también afectar los testículos.

El calor impide una buena producción de espermatozoides. Muchos hombres tienen alrededor de los testículos grandes venas, se les llama venas várices. Estas dificultan la producción de espermatozoides ya que elevan la temperatura en los testículos.

La mayoría de los casos de infertilidad masculina se debe a un problema de obstrucción de los tubos deferentes por este se desplazan los espermatozoides. Esto se debe a cicatrices causadas por infección, fibrosis cística o la denominada infertilidad asistida. Existen algunos casos en que el esperma no avanza hacia el pene, sino hacia la vejiga, causando así la infertilidad.

Deficiencia hormonal, estos casos son poco comunes. Las hormonas (HL) hormona luteinizante y la (HEF) y la hormona estimulante del folículo, son las encargadas de la producción de esperma y testosterona.

Estas hormonas las produce la glándula pituitaria que se ubica en el cerebro. Por lo cual un trastorno, puede afectar de manera significativa, provocando deficiencia en la producción de espermatozoides y testosterona.

En el 40% de casos de infertilidad masculina, no se logra determinar la causa. En estos casos son pacientes con anormalidad en el esperma (lento movimiento de espermatozoides o deformes.)

Otros problemas que también afecta la producción de espermatozoides son el consumo de drogas, exceso de peso, algunos medicamentos recetados o un mal estado de salud en general.

¿Cómo tratar la infertilidad masculina?

Las medidas a tomar varían según sea el caso de infertilidad ya sea terapia hormonal, cirugía o con técnicas de reproducción asistida.

  • Terapia hormonal. Esta trata de colocar inyecciones de hormonas (HL y HEF) este tratamiento por lo general es exitoso. Sin embargo, puede que se requiera un año o más para lograr suficiente producción de esperma.
  • Cirugía. Es posible revertir la vasectomía una cirugía logrando así reparar el sistema el sistema de movimiento de la esperma esto funciona en el 85% de los casos, pero aun después de esta cirugía, muchos hombres siguen siendo infértiles.
  • Técnicas de reproducción asistida. Esta trata de hacer recolección de esperma para luego ser colocado en el útero, se combina fuera del cuerpo el esperma con un óvulo. Este es un proceso caro pero muy seguro.

Evaluación de la infertilidad masculina

Si crees que llevas demasiado tiempo intentando concebir y no logras conseguirlo, tu pareja y tú debéis tratar con un especialista. Un urólogo o endocrinólogo podrán ayudar a tratar la infertilidad.

Los médicos comienzan investigando tu historia médica. Hacen diferentes preguntas relacionadas con el crecimiento, desde la infancia, también preguntas sobre cirugías, daños a los testículos, algún tipo de infección de transmisión sexual e informes sobre tratamiento médicos o algún otro tipo de sustancia química.

En este proceso se realizan exámenes físicos para determinar si existe una baja producción de testosterona o algún tipo de trastorno que puede afectar la fertilidad. Además, de realizar varios análisis del semen para verificar que exista cantidad y movimiento de espermatozoides.

Si después de verificar el análisis, no se encuentra el origen del problema, se opta por realizar un ultrasonido transrectal, para detectar si existe alguna obstrucción en los tubos deferentes, problema de venas agrandadas alrededor de los testículos o tumores.

Existen diversas formas de aumentar las posibilidades de un embarazo exitoso, debes llevar un estilo de vida sano. Realizar ejercicio frecuentemente, no fumar, no consumir ningún tipo de drogas, tener una dieta equilibrada

Tratamiento para la infertilidad

El primer tratamiento al que se recurre por lo general es la medicación. Al no poder resolver este problema, se opta por las técnicas de reproducción asistida.

Gracias a la tecnología, hoy en día existen varias formas de lograr un embarazo exitoso, unas de las más conocidas son la fecundación in vitro (FIV) o la inseminación artificial.

Existen muchas técnicas de reproducción asisitida que podrán ayudarnos a superar los obstaculos de una posible infertilidad y conseguir el anhelado sueño de lograr el embarazo para ser padres

La fecundación in vitro es un tratamiento que se aplica cuando existe alguna obstrucción permanente en las trompas de Falopio o se han extirpado. Esta presenta una tasa del 40% de las posibilidades de lograr el embarazo en mujeres con menos de 35 años de edad.

Lo más importante es que no debes preocuparte por los riegos ya que solo el 1% de los casos presenta riesgos de hospitalización. Por lo que es una buena alternativa que debes tener en cuenta si no consigues quedarte embarazada con ningún otro tratamiento.

Cuando la infertilidad es causada por una enfermedad sin diagnostico ni trato, adoptar una dieta baja en gluten, tanto en la mujer como en el hombre puede resultar beneficioso para la capacidad fértil y las complicaciones en el embarazo.

La dieta baja en gluten es beneficiosa también después del nacimiento, con bebes pequeños para su edad gestacional, restricción del crecimiento intrauterino, bebes con bajo peso después del nacimiento, partos prematuros y abortos recurrentes.

Preservación de fertilidad

La incidencia de cáncer ha aumentado significativamente en los últimos años, también la tasa de supervivencia ha aumentado. Según datos de importantes asociaciones de salud, la tasa de supervivencia ha pasado de 5% a 64% en pacientes femeninos en los últimos 25 años, por lo que la preservación de fertilidad también aumenta.

  • Criopreservación de embriones: Para este proceso, se obtienen óvulos de la mujer para fecundarlos mediante fecundación in vitro y congelar los embriones para su posterior implantación en el útero de la mujer. Si la mujer no dispone de pareja estable, se debe recurrir a un donante anónimo.
  • Restauración de espermatogénesis. La terapia de restauración de espermatogénesis se aplica en pacientes que han sobrevivido a tumores de la línea germinal testicular. Estos casos generalmente ocurren en jóvenes de entre 15 a 35 años estando en pleno desarrollo.

En caso de la aparición de un cáncer en la pubertad, el tratamiento de este con quimioterapias causaría infertilidad severa en el adolescente. Estos tienen como única opción criopreservar espermatozoides. El trasplante de estas células madres espermáticas permitiría restaurar la espermatogénesis permitiendo así la concepción natural.

  • Terapia de inmunomodulación. Esta consiste en la disminución de células NK al bombear el organismo de las mujeres con intralipidos, trata de una mezcla de los mismos ingredientes que encontramos en la mayonesa, aunque esta no cuenta con evidencia científica.

Prevención de la infertilidad

Si tienes en mente la posibilidad de un embarazo, estas son las cosas a las que debes estar atenta para lograr un embarazo exitoso.

  • Reducir el estrés. Si la pareja está sufriendo problemas de estrés es posible que los tratamientos de esterilidad les resulten menos efectivos. Si estas en busca de un embarazo, debes tratar en lo posible reducir el estrés en tu vida.
  • Peso normal. Una mujer con sobrepeso o bajo peso, puede presentar problemas de ovulación, para esto es súper importante mantener una dieta saludable y la realización de ejercicios de forma moderada.
  • Limita el consumo de alcohol. El consumo de alcohol en grandes cantidades, puede provocar disminución de la fecundidad, afectar el sano desarrollo del feto además de tu salud general.
  • Consumo de tabaco. Si planeas un embarazo debes dejar de fumar ahora, el tabaco afecta negativamente en la fecundidad, sin mencionar el daño físico que provoca a ti y al feto.
  • Evita la cafeína. El consumo de más de 300 miligramos de cafeína puede afectar la capacidad de un embarazo, no es necesario eliminar su consumo, solo debes limitarlo a menos de 200 miligramos diarios.

Tratamientos de reproducción asistida

Existen varios tratamientos de reproducción asistida parecidos, pero a la vez con muchas diferencias, pero todos con el mismo objetivo capitalizar el sueño de la mujer de convertirse en madre. En cada uno de estos se emplean diferentes técnicas, tratamientos y pasos a seguir.

Inseminación artificial

La inseminación artificial consiste en la introducción de espermatozoides en el útero de la mujer. Este procedimiento es realizado por especialistas en fertilidad. Esta práctica se realiza, llevando un control de evolución femenina, a través de la medicación hormonal, hasta lograr el embarazo.

La inseminación artificial es una técnica sencilla que nos puede ayudar a lograr el embarazo si no lo conseguimos de forma natural.
Hay diversas ténicas que nos ayudan a lograr el embarazo si no lo conseguimos de forma natural. La inseminación artificial es una técnica de reproducción asistida sencilla, sin necesidad de hospitalización, ni anestesia. Se puede realizar en la consulta del ginecólogo que cuente con la especialidad de reproducción asistida.

Este es un sencillo procedimiento que se lleva a cabo, sin ningún tipo de elemento hospitalario, aparato quirúrgico, o anestesia. Este puede ser realizado en una consulta con el ginecólogo, con especialidad en reproducción asistida.

La inseminación artificial se divide en tres fases, la estimulación de ovulación, preparación del semen e inseminación. EL esperma puede ser del cónyuge, pareja o un donante anónimo.

1. Estimulación de la ovulación: El primer paso es lograr la estimulación ovárica, a través de inyección en pequeñas dosis de hormonas gonadotropinas. Para garantía de éxito es necesario realizar este paso, siendo la mujer fértil o no.

Además, esta permite un ciclo ovárico controlado y aumenta las posibilidades de que el espermatozoide encuentre el óvulo para fecundar.

2.  Preparación del semen: para este proceso el cónyuge o donante, debe abstenerse a relaciones sexuales durante 5 días, para un mejor resultado el día de la extracción. Se recolecta el semen y se procede a la inseminación artificial.

Después de la extracción del líquido seminal se hace una selección, eligiendo un espermatozoide de mayor movilidad para la inseminación.

3. Inseminación: poco antes de la inseminación, se inyecta a la mujer la hormona HCG. Esta provoca una mayor ovulación en la mujer con el fin de hacer que salga el ovocito del folículo y logre hacer contacto con el semen.

Fecundación in vitro (FIV)

Este es un tratamiento de alta complejidad, consiste en la unión del ovulo con un espermatozoide, la cual se realiza en un laboratorio (in vitro). Se realiza esta unión con el fin de obtener buenos embriones que serán transferidos al útero materno, para lograr un embarazo.

En este procedimiento es necesario estimular hormonalmente a la mujer de manera controlada para obtener sus óvulos. Después son fecundados en el laboratorio.

Los óvulos se cultivan durante un determinado tiempo. Para luego colocar uno de esos embriones a la cavidad uterina. Los restantes no se desechan, son preservados para su uso en un caso futuro si, por ejemplo, el primer intento no hubiera tenido un resultado satisfactorio.

La fecundación in vitro se realiza con esperma extraído de la pareja o de un donante anónimo.

La fecundación in vitro (FIV) consiste en la unión de un óvulo con un espermatozoide con el fin de conseguir un embrion bueno en un laboratorio para posteriormente transferirlo al útero materno.

Estos son algunos casos en que el tratamiento se puede aplicar:

  • Mujeres sin éxito en la inseminación artificial.
  • Mujeres con más de 40 años de edad.
  • Mujeres con problemas en las trompas de Falopio.
  • Mujeres con hidrosálpinx.
  • Problemas de sexo masculino al no presentar una buena calidad espermática.

Tasas de éxito: La fecundación in vitro ofrece una mayor tasa de embarazo a comparación de otros tratamientos de reproducción asistida, como lo son el coito programado o la inseminación artificial.

Las posibilidades de embarazo varían según el caso de infertilidad, historial médico, edad, problemas de ovulación u otros tipos de enfermedades.