Saltar al contenido
Embarazo

Semana 1 de embarazo. Primera semana de embarazo


El embarazo es una de las experiencias más bonitasque una mujer puede llegar a vivir. Es un proceso en el que ocurren muchos cambios a nivel físico y emocional y, por ende, surgen muchas preguntas.

Durante los primeros días del embarazo no se experimentan grandes cambios, sin embargo, es el inicio de la aventura de la maternidad y es importante saber qué ocurrirá en el cuerpo durante ese periodo. 

Test positivo de embarazo: es el inicio de la aventura de la maternidad

Cambios en la primera semana de embarazo

Las primeras cuatro semanas del embarazo componen la etapa inicial de la gestación. Este es un periodo en el que la mayoría de las mujeres no llega a estar consciente de su estado y ello se debe a que la gestación todavía no se produce.

A pesar de la ausencia de síntomas notables el proceso ha iniciado y esta etapa es clave para calcular la fecha del parto. Este periodo también es importante porque es la fase en la que el cuerpo se dispone a preparar todo para alojar al pequeño se formará en su interior.

Cambios en la madre

Durante los primeros siete días de embarazo los cambios serán mínimos, prácticamente imperceptibles, así que no debes alarmarte si no experimentas náuseas, mareos, cansancio u otros síntomas mientras transcurre este tiempo. 

La percepción de los cambios es más emocional que física debido a la alteración hormonal que se produce como consecuencia del embarazo y está caracterizada por repentinos cambios de ánimo.

Además de los cambios en el estado de ánimo originados por la acción hormonal, es posible que se incremente la sensibilidad sensorial. También ocurrirá un ligero aumento en las ganas de orinar debido a al crecimiento del útero y presión en la pelvis.

Es posible que la madre no experimente estos síntomas ya que cada organismo es diferente. Lo que sí sucede en todos los casos es el proceso de adaptación para el inicio de la gestación del bebé.

Cambios en el embrión

Con el inicio de la fecundación el óvulo produce la célula embrionaria a partir de la cual se producirán divisiones que darán lugar a decenas de células.

El quinto día de embarazo tiene una importancia particular ya que se formarán la placenta (con su aro exterior y aro interior) junto con las células madre. Y, durante el séptimo día, el óvulo fecundado se implanta en el útero.

¿Qué hacer en la semana 1 de embarazo?

La primera recomendación que debes tener en cuenta al enterarte de que estás embarazada, es acudir inmediatamente a tu ginecólogo. Sea que esto ocurra en la primera semana de embarazo o posterior a ello.

La importancia de esta visita médica radica en que, durante las primeras semanas de embarazo, el riesgo de sufrir un aborto espontáneo es alto. En ella también deberás comunicar al médico toda la información de interés sobre tus síntomas.

Por tanto, es indispensable recibir las indicaciones que permitirán poner en práctica las precauciones orientadas a que el embarazo marche con normalidad. Estas irán encaminadas a establecer algunos hábitos alimenticios y evitar situaciones perjudiciales para la salud.

Ecografía de la semana 1 de embarazo

Como ya sabes, durante los primeros días de embarazo, el bebé no ha empezado a formarse. Las ecografías realizadas durante este periodo no muestran a ningún feto, así que todavía no podrás verlo, saber su sexo, ni escuchar el anhelado sonido del latido de su corazón.

La primera ecografía del bebé, es recomendable realizarla a partir de la octava semana de embarazo. Sin embargo, si se llegara a realizar durante la primera semana, permitiría saber cómo están los ovarios, el revestimiento uterino y descartar la presencia de fibromas.

La siguiente fotografía es un enlace a un video sobre la primera semana de embarazo:

El cigoto formado con la fecundación se divide y se produce su segmentación, multiplicandose su número de celulas. Al tercer día de la fecundación el cigoto tiene 16 celulas.

Consejos a seguir desde la semana de embarazo 1

La mujer embarazada debe seguir un cuidadoso plan de alimentación y tener en cuenta una serie de elementos para mantener tanto su salud como la del pequeño que crece en su interior.

Las primeras semanas de embarazo son claves en el desarrollo del bebé y por eso no puede faltar el consumo de ácido fólico. Este elemento ayudará a garantizar que el pequeño pueda desarrollarse con normalidad y a prevenir el padecimiento de malformaciones.

Llevar una dieta equilibrada es un factor clave. A pesar de que suele decirse que la mujer embarazada debe comer por dos, no es bueno excederse en las porciones ni satisfacer todos sus antojos.

Uno de los riesgos derivados de los excesos alimenticios durante el embarazo es la diabetes gestacional. Para evitarla es indispensable consultar con el médico la dieta a seguir y cumplir con sus indicaciones. De esta forma la madre y el bebé se mantendrán sanos.  

Algunos hábitos tales como la ingesta de alcohol o fumar deberán suprimirse durante el periodo de embarazo e, incluso, hasta la lactancia. Ignorar esta indicación, puede traer consigo serios problemas de salud al bebé.

El embarazo es una experiencia única, que genera ansiedad en muchas mujeres. Seas primeriza o no, procura llevarlo con calma, evitar las inseguridades y prepararte con alegría para el nacimiento de tu bebé.