Saltar al contenido
Embarazo

Sangrado en el embarazo. Causas y tratamientos en el sangrado durante el embarazo


El sangrado en el embarazo puede presentarse debido a causas maternas provenientes del organismo, ya sea por infecciones genitales, cambios de hormonas y en algunas ocasiones, las relaciones sexuales que pueden generar cierto flujo.

El Sangrado durante el embarazo ocurre en más del 50 por ciento de los casos, por lo que no se debe tomar como un problema grave o de alteración. Sin embargo, es necesario saber diferentes causas por las que puede presentarse esta situación.

En algunos casos se presenta el manchado en el embarazo, calificado como apenas pocas gotas de sangre o manchado marrón, mientras que el flujo marrón en el embarazo puede considerarse como un poco más alarmante, por lo cual es necesario acudir a un doctor.

Por lo tanto, se puede denotar fácilmente la diferencia entre manchado y sangrado, ya que la mujer puede establecer a través del flujo, si es constante y prolongado, o si es muy poco y en gotas.

Si una mujer está sangrando considerablemente, siempre es vital tener a la mano, una gasa que sirva para frenar y controlar el sangrado, como también determinar qué tipo de flujo y color se está presentando.

No se pueden utilizar tampones durante el embarazo o introducir cualquier material en la vagina, ya que esto afecta considerablemente la zona y puede generar el sangrado del que se está sospechando.

El proceso de sangrado mayormente, es ocurrido en mujeres con varios embarazos anteriores, ya que el útero y las demás partes del organismo, se encuentran en desgaste y son más débiles a ocurrir algún problema de esta índole.

Siempre debe tenerse en cuenta qué hacer ante sangrado en el embarazo, y qué tipo de mancha es muy común en las mujeres embarazadas, sobre todo en el primer trimestre.

Muchas son las causas por las que se puede producir sangrado durante el embarazo
Muchas son las causas por las que se puede producir sangrado durante el embarazo

Causas del sangrado en el primer trimestre de embarazo

Muchas son las causas por las cuales, se puede sangrar durante los primeros tres meses de embarazo y algunas de estas son:

  • Tener relaciones sexuales en alguna oportunidad, puede generar sangrado en el primer trimestre de embarazo.
  • Las infecciones pueden ser otra causa que más se produce, al presentarse sangrado durante el embarazo.
  • Puede ocurrir que el óvulo se encuentre implantado fuera del útero, a lo que le denominamos embarazo ectópico, por lo que la mujer manchó en el primer semestre embarazo.
  • En la primera y segunda semana puede ocurrir sangrado de implantación, el cual es mínimo y se produce por la adhesión del ovulo al útero, donde el 25% de las mujeres tienen esta ocurrencia.
  • El sangrado puede ocurrir durante los primeros días después de concebir el feto, donde cada mujer es diferente en este aspecto. Algunas manchan por varios días, mientras que otras apenas en un cierto momento.

Causas del sangrado en el segundo y tercer trimestre de embarazo

Desde el cuarto mes hasta el noveno, pueden presentarse varias acciones o problemas por los que se presentan sangrados, como son:

  • Las relaciones sexuales siguen siendo sospecha del por qué ocurre sangrado vaginal en el embarazo. Es necesario no realizar ningún tipo de objeto que ingrese en la cavidad vaginal, para no ocasionar daños que generen el sangrado.
  • Las infecciones y el cuello uterino, pueden ser otros causantes de que se presente sangrado en la mujer embarazada.

Es considerable que en esta etapa del embarazo, se tenga mayor cuidado a la hora de este posible sangrado, siempre tener en consideración establecer comunicación con el obstetra y permitir que se le diagnostique el tratamiento y reposo absoluto para mejorar.

Preocupación por el sangrado en el embarazo

El sangrado en el embarazo por lo general, comienza con ciertas manchas en las primeras semanas y desde ese momento ya se debe tener cierta preocupación.

Por lo cual, se debe realizar plena comunicación con el médico y adquirir información individual de las posibilidades y consecuencias de este problema.

En las primeras semanas pueden observarse algunas manchas, las cuales van a servir de alarma para poder acudir al médico y diagnosticar qué tipo de problema se está presentando.

Al cumplir el primer mes de embarazo, se presenta un sangrado de dos o tres días, el cual pasa por la implantación del embrión, una de las primeras evidencias de que la mujer se encuentra embarazada.

No debe haber preocupación en la mujer embarazada, sin embargo, siempre es necesario conocer por qué el motivo del sangrado, por lo que hay que estar bien informada y también acudir a un médico constantemente para prevención de posibles complicaciones.

También es vital que se tenga previa calma, para no perjudicar el crecimiento del feto. Un médico obstetra es lo más consciente para acudir a la hora de presentar sangrado, ya que el experto podrá diagnosticar el motivo y tratamiento para conseguir la recuperación y seguir de manera normal con el tiempo de embarazo.

Según estudios, 1 de cada 5 mujeres sangran durante la semana cuatro a la ocho de embarazo, sin inconvenientes o problemas afectivos al feto.

Es decir, no hay daños en la gestación, por lo cual no debe haber ningún tipo de preocupación, pero sí tomar la iniciativa de acudir a un médico para los diagnósticos correspondientes.

La implantación del embrión es la primera señal de sangrado, en la cual se confunde con otros propósitos, por lo que es necesario tener conocimiento de que en cualquier momento, se tendrá algún sangrado y no siempre será por un motivo fatal.

Los hematomas en el útero pueden ejercer sangrados por la cavidad vaginal, por lo que es evidente que se acumule el flujo, para fluir mayormente en el momento que se disponga. Esta acción se presenta, en las primeras semanas de embarazo.

El sangrado por embarazo ectópico

El embarazo ectópico se presenta cuando el óvulo que se fecunda, no tiene movilidad en las trompas para llegar al útero. Esta ocurrencia pasa por algún tipo de infección, que hace que se impida el avance.

El embarazo ectópico se caracteriza por un sangrado de corta duración, de color muy oscuro. Al examinar este caso, puede verse un saco gestacional parauterino, con actividad embrionaria en su interior.

En los primeros meses, en ausencia de complicaciones, lo único que se puede apreciar es la existencia de un tumor parauterino, que genera dolor con solo tocarse. Por lo que la sangre que suele evacuarse es poca y de corta duración.

Los posibles dolores que se presentan provienen de la pelvis, la parte abdominal y otros músculos en la zona de los hombros y el cuello, esto debido a la irritación de ciertos nervios, por lo que en ocasiones puede ser leve o fuerte dependiendo de la mujer.

Las mujeres que quedan embarazadas teniendo 35 años o más, pueden sufrir de embarazo ectópico, por lo que tendrán inflamación en la pelvis, lo que hará que sea una de las causas del embarazo el proceso de sangrado.

Si durante el proceso de sangrado se ha expulsado algún tejido proveniente del útero, deberá ser examinado por el especialista. Fuera de esta opción, se puede recurrir a un curetaje o biopsia suavemente.

Sin embargo, si el obstetra comprueba que se trata de un embarazo ectópico, deberá resolverse quirúrgicamente.

Los síntomas de este sangrado, hacen que haya calambres estomacales, parecidos a los cólicos en tiempo de menstruación de la mujer. También, los dolores se presentan en la región abdominal de manera constante.

 Los sangrados durante el embarazo siempre son fuente de preocupación, sin embargo, para el embarazo se debe tomar con calma, siempre pensando que todo saldrá bien y actuar de forma urgente de acuerdo con el médico que sigue el control prenatal.
Los sangrados durante el embarazo siempre son fuente de preocupación, sin embargo, para el embarazo se debe tomar con calma, siempre pensando que todo saldrá bien y actuar de forma urgente de acuerdo con el médico que sigue el control prenatal.

El sangrado por mola hidatiforme en el embarazo

El embarazo por mola hidatiforme, también llamado como el embarazo molar, ocurre en el primer trimestre, cuando se forma un quiste o tumor en la parte interna del útero, debido a posibles afecciones que inician desde su tejido en la placenta.

El fondo uterino se consigue a mayor altura que el correspondiente a la edad del embarazo, y es igual su desarrollo trasversal. El aumento de tamaño del útero no ocurre en todos los casos, ya que puede crecer igual al tamaño de un embarazo normal.

Las mujeres con edades avanzadas, pueden correr con este tipo de embarazo. Es una ocurrencia que no se puede prevenir, pues, aparece y se forma este tejido en la placenta sin causa alguna.

Este sangrado hace que se produzcan dolores pélvicos, náuseas, vómitos y en algunas ocasiones, pueden venir quistes pequeños en el flujo. Inclusive, puede llevar aumento de las cifras tensionales, es decir, hipertensión.

El sangrado o flujo que se presenta, puede generar a la confusión con un aborto, por lo que hay que tener esta información para no pensar en situaciones peores, ya que solo es un desconcierto, por lo cual es lo último que se debe especular.

Entre los procedimientos se destaca la evacuación uterina con aspiración al vacío, donde se realizará un curetaje de mayor cuidado. Este procedimiento, se asocia a una infusión de oxitocina, con la finalidad de contraer el útero para luego ser evacuado.

Una vez obtenido los restos ovulares, se envían a biopsia, con la finalidad de corroborar si se trata de un embarazo molar.

Si la oxitocina no funciona para ser evacuado el útero, se deberá realizar una histerectomía abdominal.

El control ecográfico permite confirmar la evacuación molar y la regresión de los quistes luteínicos.

Si has padecido algún embarazo molar anteriormente, es necesario informar al médico.

Por lo general, te indicará que intentes embarazarte con 8 a 12 meses de distancia del embarazo anterior, ya que puede haber riesgo de repetirse el problema.

Según estudios, el embarazo molar ocurre en 1 de cada 2000 mujeres, por lo que, si estas experimentando un sangrado, es muy poco probable que sea por este hecho. Sin embargo, debe considerarse como uno de los síntomas por los cuales ocurre el flujo de sangre.

Cariocarcinoma

El cariocarcinoma se presenta siempre luego de un embarazo molar, localizándose en las paredes del útero, donde se forma un crecimiento de aspecto hemorrágico, producto de la proliferación en la que pueden predominar los tejidos.

Esta formación se produce de manera desordenada y puede realizar perforaciones en el útero, ocasionando fuertes dolores y malestares, con flujos sanguíneos constantes.

Por lo tanto, este fenómeno es de carácter de riesgo y es necesario desde que se realiza el sangrado, comunicarse con el especialista desde el comienzo.

El sangrado por placenta previa

La placenta previa es conocida por el proceso de inserción de la placenta en el segmento inferior del útero, como también por diferentes sangrados con intensidad variable. Los vasos sanguíneos, son el problema principal de esta ocurrencia de sangrado.

Los vasos sanguíneos que llevan sangre hacia el feto, se obstruyen debido a su crecimiento en el cuello uterino, provocando desgarramiento de los vasos, lo que obstaculiza que llegue flujo sanguíneo al feto.

De hecho, esta ocurrencia hace que el feto tenga poca sangre, lo que puede causar molestias continuas, por lo que debe cuidarse esto con la atención del médico, siempre manteniendo la calma y la coordinación, para que la mujer no establezca problemas de estrés y otras alteraciones.

La placenta previa hace que ocurra sangrado en el tercer trimestre de embarazo, ya que en esta etapa es donde se inicia el proceso de formación. Esta salida de sangre, se presenta mayormente, cuando la mujer se encuentra en reposo matutino.

En otras circunstancias, el manchado en el tercer trimestre embarazo, sería por la misma situación o por el desprendimiento prematuro de la placenta, por lo cual es otro caso más por verificar de parte del especialista.

El sangrado por desprendimiento de la placenta en el embarazo

El sangrado por desprendimiento, se presenta en el último trimestre de embarazo, cuando ya se ha formado la placenta y donde se suelta del útero, haciendo que las paredes del mismo comiencen a derramar sangre, proveniente de los vasos de la madre.

El flujo sanguíneo comienza a formar diversos coágulos dentro del útero y luego trata de salir al exterior, por lo tanto, el sangrado es hemorrágico y de color muy oscuro.

El dolor más presentado durante este sangrado, es proveniente del lugar donde se realizó el desprendimiento, por lo cual el útero crece debido a la acumulación de sangre en el interior, lo que hace que se provoque la anemia en algunos casos.

Rotura uterina en el embarazo

La rotura uterina se presenta cuando la pared del útero pierde su integridad, provocando riesgos evidentes. Mayormente, su causa se efectúa por la existencia de algunas cirugías anteriores, específicamente una cesárea anterior, como también por otros principios.

Podemos decir que la rotura del útero no se presenta de manera común, es decir, es muy poco probable que esto ocurra. Pero puede haber casos mortales, presentándose posibilidad en la madre o el feto.

Frente a las alarmas de una rotura, es fundamental siempre tener a mano un médico especialista, que diagnostique y trate este problema de la manera más rápida y consistente posible.

En los últimos años, cuando se presenta la rotura uterina, ha disminuido considerablemente la tasa de mortalidad, donde los estudios indican que 1 de cada 2000 embarazos, sufren este inconveniente de riesgo.

Si ya se ha presentado rotura anteriormente y la paciente se encuentra embarazada nuevamente, puede haber un riesgo mayor de ocurrir otra rotura, causando mayor daño en el útero. Por lo tanto, hay distintas formas de que ocurra una rotura uterina.

Tipos de rotura uterina en el embarazo

  • La profundidad de la rotura

La rotura del útero es completa, debido a que las capas de la pared tienen comunicación con la cavidad del abdomen, lo que ocasiona sangrado fuerte, que hace que se efectué la histerectomía.

Mientras que en la rotura incompleta, la capa serosa no se agrieta, por lo que la comunicación entre la cavidad abdominal y las paredes del útero no se presenta. En muchas ocasiones, esta rotura puede estar presente de manera oculta.

  • La causa o mecanismo por el cual ocurre

Las roturas de manera inusual, pueden presentarse por contraerse las paredes uterinas o por cicatrices formadas por roturas anteriores.

Puede ocurrir por accidentes o golpes, como también por maniobras de parte del especialista a la hora de ejercer funciones para la realización de un parto.

Síntomas comunes en la rotura uterina durante el embarazo

Los síntomas más comunes que se presentan a la hora de tener una rotura en el útero, son:

  • Puede presentarse aumento del ritmo cardiaco en el feto, lo que hace que la madre tenga esa sensación grave.
  • El sangrado vaginal se presenta comúnmente, solo se distingue si es leve o abundante.
  • El dolor abdominal es constante, parecido al que se presenta por cólicos menstruales, por lo cual puede camuflar el problema.

Prevención de la rotura uterina en el embarazo

Para prevenir la rotura en el útero, es necesario tener en cuenta ciertas pautas, como el control adecuado de la oxitocina, como uso esencial para la evacuación del útero. También, la selección de los casos con anterior cesárea y luego posteriormente parto vaginal.

Evitar partos en los cuales la paciente, haya tenido una cicatriz en el útero previa, por lo que puede ocurrir este fallo posteriormente.

Las mujeres con problemas ocurridos en el útero en partos anteriores, también les puede ocurrir un fallo como la rotura uterina, ya que las paredes se encuentran débiles, por lo que es necesario ser precavido en caso de que ya haya concebido otro feto nuevamente.

Es necesario que toda mujer embarazada, tenga un control del embarazo de la mejor manera, con ayuda del obstetra, contribuyendo a la salud del bebé y propia.

En caso de alguna ocurrencia que se encuentre en el camino, hay que poder diagnosticarse rápidamente, para confrontarla de manera anticipada.

Tratamiento del sangrado durante el embarazo

El tratamiento para el sangrado durante el embarazo, se inicia al determinar que hay mucho flujo de sangre evacuado, por lo que se tienen que tomar medidas preventivas. Lo más usual es incluir sangre en la vena, mientras se controla el sangrado.

Si el flujo es leve, se busca de igual forma el motivo por el cual está ocurriendo el sangrado, para así tomar las medidas necesarias de frenado de salida de sangre. Una de las medidas más críticas, podría ser la de realizar cirugía en la zona afectada.

El reposo relativo puede ser lo más conveniente y acertado, al presentar el sangrado. En algunos otros casos, si es muy grave y consecutivo la salida de flujo sanguíneo, el medico seguramente recomendará reposo absoluto en el embarazo.

El sangrado en el segundo trimestre embarazo, puede presentarse mayormente por las relaciones sexuales, lo cual se recomienda prevenir la abstinencia sexual y buscar otras medidas por las cuales, mantener en excelentes condiciones el embarazo.

El manchado en el segundo trimestre embarazo, es normal en las mujeres embarazadas y puede presentarse por varias situaciones ya nombradas, por lo que siempre es recomendable mantener comunicación con el médico especialista que sigue el embarazo.

Para el embarazo ectópico se debe tener en cuenta, la intervención quirúrgica, para evitar complicaciones, si se actúa de la manera más rápida y eficaz, contribuye a disminuir la mortalidad a cifras mínimas, mejorando la alta eficiencia de vida de la mujer y el bebé.

En el embarazo molar es necesario tener dos opciones, la evacuación del útero y el control del útero, para descartar el cariocarcinoma.

En el caso de la evacuación, deberá evitarse el traumatismo intrauterino, puesto que la delgadez y friabilidad de las paredes del útero, se torna fiable para la perforación de todo instrumento médico.

En el desprendimiento de la placenta, se debe dominar un concepto claro, la hemorragia no puede detenerse mientras el útero no se evacue, lo que significa la urgente necesidad de extraer el feto. En consecuencia, debe reponerse la sangre pérdida y consolidar el estado de la paciente.

En caso de que la paciente se agrave, es necesario de una cesárea abdominal, sobre todo en los casos en donde se sospecha de una apoplejía uterina, ya que permite no solo evacuar el útero, sino también decidir si puede conservarse.

Los sangrados siempre son fuente de preocupación, sin embargo, para el embarazo se debe tomar con calma, siempre pensando que todo saldrá bien y actuando de manera rápida con el médico que sigue el control prenatal.